El aceite de oliva virgen extra contiene gran cantidad de antioxidantes naturales, compuestos fenólicos y vitamina E, que regulan los niveles de radicales libres en el organismo, causantes del «envejecimiento» celular prematuro y de la aparición de enfermedades como el cáncer.